Los integrantes del Grupo de Contacto sobre la Piratería en las costas de Somalia acordaron hoy que España presida su duodécimo plenario, que se celebrará en la sede central de Naciones Unidas el próximo julio.

Así lo confirmaron a Efe fuentes de la Misión española ante Naciones Unidas al término de su décimo encuentro en Nueva York, donde coincidieron representantes de unos setenta países, organizaciones internacionales y representantes del sector privado para analizar la amenaza de la piratería en las costas somalíes.

El próximo encuentro que mantendrá el grupo de forma plenaria será presidido por Arabia Saudí, mientras que España asumirá la presidencia en julio de 2012, en el marco de los grandes esfuerzos diplomáticos por coordinar acciones internacionales para erradicar la piratería de las costas de Somalia.

El actual presidente del grupo de contacto, el holandés Henk Swarttouw, destacó a Efe la importancia de que España ostente la presidencia de la reunión plenaria del próximo julio debido a que es uno de los países europeos cuyos ciudadanos y embarcaciones han sufrido los ataques de los piratas somalíes en los últimos años.

Swarttouw se mostró además satisfecho con el transcurso de la jornada en Nueva York, durante la que los representantes de los distintos países y organizaciones analizaron la actual realidad sobre el terreno y varios de los asuntos que centran el trabajo del grupo internacional creado en 2009.

"Hay avances alentadores sobre el terreno. Hemos comprobado que el índice de éxito de los piratas ha bajado drásticamente y que el número de embarcaciones tomadas y personas secuestradas está en su punto más bajo en los dos últimos años", indicó el diplomático holandés.

Sin embargo, alertó de que "el número total de ataques sigue en aumento" y de que se ha detectado que "los piratas se comportan de manera más violenta: amenazan a los secuestrados, les aplican torturas e incluso no les dan de comer ni beber en muchos casos".

En la reunión de este jueves, el grupo ha debatido sobre las medidas conjuntas que se deben aplicar para garantizar que los piratas son llevados ante la justicia, los desafíos que conlleva el uso de seguridad privada para las embarcaciones, según sostienen algunos países, y la creación de marcos legales que guíen la actuación internacional en los casos de piratería, entre otros.

El Grupo de Contacto sobre la Piratería en las costas de Somalia fue creado en 2009 a partir de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y su objetivo es facilitar las negociaciones y la coordinación de acciones entre los Estados miembros y organizaciones internacionales y privadas.