La nueva resolución de la Agencia Internacional de Energía Atómica sobre Irán critica la actitud desafiante de Teherán en materia nuclear, pero en deferencia a Rusia y China no establece un plazo que permita una investigación completa sobre su presunta actividad para construir ojivas nucleares.

El documento, obtenido por The Associated Press, probablemente será difundido y votado el viernes por la AIEA.

Su difusión ha sido muy anticipada para la calibrar la dureza con la que será tratada Irán por hacer caso omiso tanto a las demandas de la AIEA como al Consejo de Seguridad de la ONU a fin de que cese las actividades relacionadas con la producción de armas nucleares y permita al organismo inspeccionar sin restricción alguna todas sus instalaciones atómicas.

La resolución fue además un indicio de que las seis potencial mundiales que intentan presionar a Irán para que coopere con la comunidad internacional en su programa nuclear han superado un difícil escollo para presentar un frente unido.

Estados Unidos y sus aliados occidentales — Gran Bretaña, Francia y Alemania — advirtieron antes del encuentro que deseaban una dura advertencia a Irán para que comience a cooperar, caso contrario remitirían el asunto al Consejo de Seguridad. Tanto Rusia como China se opusieron a cualquier crítica que implicara cierta contundencia o la imposición de un calendario a Irán para que actúe o encare nuevas sanciones.

El texto conocido por AP refleja compromisos por ambas partes. Resalta los "profundos temores de que Irán continúe siga desafiando los requisitos y obligaciones en las resoluciones del Consejo de Gobernadores de la AIEA y el Consejo de Seguridsad de la ONU". Habló además del "profundo y creciente temor por los temas no solucionados referidos al programa nuclear de Irán, entre ellos aquellos que deben ser aclarados para excluir la existencia de una posible dimensión militar".

En el lenguaje diplomático esos términos tienen gran contundencia y son inusuales. Al mismo tiempo, el texto no hizo referencia al envió del caso al Consejo de Seguridad si Irán sigue desafiante, aunque dos diplomáticos occidentales dijeron que ello podría ocurrir en la próxima reunión de la AIEA en marzo.

El director de la AIEA, Yukiya Amano, insistió que "respecto a la posible dimensión militar del programa nuclear de Irán", dicha tarea podría extenderse al presente.