La activista californiana Cindy Sheehan, cuyo hijo Casey murió en la guerra de Irak, se encuentra en Cuba para participar de un foro de solidaridad con cinco agentes isleños condenados en Estados Unidos.

La prensa local informó que la estadounidense encabezará una marcha internacional de mujeres contra la guerra y a favor de "los cinco" con la presencia de unas 15.000 féminas en la provincia de Holguín, a unos 700 kilómetros al oriente de la capital.

"Cindy Sheehan es muy conocida y seguida, por sus fuertes y continuas críticas a la política exterior, actualmente del presidente (Barack) Obama, como antes también lo hizo contra (George) Bush", indicó el sitio oficial en la web Cubadebate, uno de los que reportó la llegada de la activista a la isla.

La activista fue invitada para participar esta semana el VII Coloquio Internacional por la Liberación de los Cinco, como se denominó el caso que involucró a Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González --sin parentesco--, arrestados en 1998 en Miami y posteriormente condenados con penas de hasta cadena perpetua por realizar labores de inteligencia para la isla.

René González, el acusado con menor tiempo de sanción, fue liberado en octubre tras cumplir más de una década de encarcelamiento, pero las autoridades lo mantienen en libertad vigilada y no se le permite venir a Cuba.

Cuba considera héroes a estos hombres y los calificó de "antiterroristas" pues su labor era recolectar información sobre las actividades de los grupos anticastristas violentos de Miami, algunos involucrados en ataques con bombas en centros turísticos de la isla en 1997.

Sheehan creó un campamento de vigilia, condena y solicitud de audiencia, cerca del Rancho descanso de Bush, que era ocupado por el mandatario durante sus vacaciones de verano en agosto de 2005. En agosto del 2009 fue detenida luego de protestar frente a la Casa Blanca.

En enero de 2007 la activista bautizada como "madre coraje" por su trabajo en contra de la guerra ya había viajado a Cuba e hizo un recorrido hasta los límites de la estadounidense Base Naval de Guantánamo --convertida en cárcel-- en el oriente del país exigiendo el cierre de esa prisión.