Líderes educacionales del estado de Nueva York aprobaron el lunes un plan que impulsaría al gobierno estatal a ofrecer becas y asistencia económica a todos los estudiantes universitarios, independientemente de su situación migratoria.

"El voto de hoy envía un esperanzador mensaje a miles de jóvenes y sus familias", dijo en un comunicado Chung-Wha Hong, directora de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York. "Tenemos muchas ganas de trabajar con el gobernador Andrew Cuomo y la legislatura estatal para poner la medida en práctica".

Se espera que la medida aprobada por la Junta de Regentes del estado ayude a jóvenes que no tienen autorización para residir en Estados Unidos pero que fueron traídos a este territorio por sus familiares a matricularse en universidades públicas de Nueva York. Se calcula que unos 2.000 estudiantes que acuden a clases en universidades estatales y de la ciudad de Nueva York sean beneficiados por la medida, según un informe reciente de la Federación a Favor de una Reforma Migratoria (Federation for American Immigration Reform).

La iniciativa aprobada el lunes pide a la legislatura estatal que apruebe una ley que otorgaría a estudiantes sin papeles que se gradúan de la escuela secundaria en Nueva York el acceso a ayuda financiera. La ayuda se traduciría en becas y préstamos escolares que hoy en día sólo se ofrecen a ciudadanos estadounidenses.

Tom Dunn, portavoz del Departamento de Educación del estado, calificó el voto del lunes como "significativo" pero destacó que se trata de una recomendación y que la medida ahora necesita un patrocinador en la legislatura estatal, en donde no se decidirá sobre el tema hasta el 2012.

Aún así, hay muchas posibilidades de que sea aprobada, dijo el vocero a The Associated Press.