Centenares de policías apoyados por blindados de la Infantería de Marina entraron hoy, sin resistencia aparente, en la favela de la Rocinha, la más emblemática de Río de Janeiro, para expulsar a los narcotraficantes que desde hace décadas dominan el sector.

La operación comenzó antes de las 05.00 de la mañana (07.00 GMT) de hoy domingo y fue encabezada por el Batallón de Operaciones Especiales (Bope), cuerpo de elite de la Policía Militarizada de Río de Janeiro, que controlará la zona hasta que se construya un puesto policial permanente en la barriada.