La autoridades tailandesas indicaron que el agua que inunda varios distritos del norte de Bangkok remitió ayer unos 10 centímetros, mientras se ha declarado zona de riesgo a dos nuevos barrios del este de la capital, informan hoy los medios locales.

"Si no llega más agua, las calles inundadas se irán secando en las próximas dos semanas", explicó el vicegobernador de Bangkok, Thirachon Manomaipibul, en declaraciones recogidas por el diario 'Bangkok Post'

Las zonas cercanas al aeropuerto de Don Muang, que canceló todos sus vuelos hace más tres semanas, y la principal carretera que une los barrios del norte con el centro de la capital han registrado un descenso de 25 centímetros.

Thirachon atribuyó este descenso de las inundaciones a la efectividad de las barreras colocadas por el ayuntamiento que han permitido diversificar el agua a otros canales y al río Chao Phraya.

Mientras, dos nuevos distritos del este de la metrópoli serán añadidos a las zonas de desastre, indicó ayer el gobernador de la capital, Sukhumbhand Paribatra.

Las autoridades locales informaron de que los barrios del este tardarán entre cuatro y seis semanas en volver a la normalidad.

Además, en la noche de ayer surgieron nuevos conatos de desobediencia civil cuando cerca de 1.000 personas cortaron el tráfico en la carretera de Rama II, una de las arterias de la ciudad, para exigir el desmantelamiento de un dique en el distrito de Thon Buri, uno de los más afectados por las inundaciones.

La multitud se dispersó tras acordar con la policía la destrucción del dique.

Estas inundaciones, que ya han causado la muerte de 533 personas, son las peores que ha sufrido Tailandia en las últimas cinco décadas y son atribuidas a tres tormentas tropicales que azotaron el país de manera seguida y a las abundantes lluvias del monzón.