Los féretros de los siete ecuatorianos fallecidos el pasado 28 de octubre en un accidente de tránsito en el estado de Indiana (Estados Unidos) llegaron hoy a Quito, y mañana, jueves, serán velados en su natal provincia de Cañar.

Los ataúdes fueron recibidos por los familiares de las víctimas en una sala especial del aeropuerto de Quito a la que no tuvo acceso la prensa, según informó a Efe una fuente de la Secretaría Nacional del Migrante (Senami).

En una rueda de prensa a la llegada de los cadáveres la titular de ese organismo, Betty Tola, dijo que el Gobierno ecuatoriano, a través de la Senami, tiene la obligación de "acompañar en estos momentos difíciles y dolorosos a nuestros migrantes y sus familias".

Recordó que los cuerpos de los fallecidos fueron velados en los dos últimos días en la ciudad estadounidense de Chicago, en donde residían las víctimas, y que luego se procedió a repatriarlos.

Además, Tola dijo que la Senami y el consulado de Ecuador en Chicago ofrecerán apoyo legal a los familiares de las víctimas para que puedan iniciar cualquier tipo de trámite legal con respecto a eventuales indemnizaciones.

Asimismo, señaló que de los tres compatriotas heridos en el accidente, uno se encuentra todavía en un hospital en Chicago, en un estado de coma, mientras que los otros dos han sido dados de alta.

La secretaría señaló que otra situación complicada es la de dos niños que viven en la comunidad de Cruz Pamba, en Cañar, cuyo padre falleció en el accidente y a los cuales la Senami ha brindado ayuda psicológica.

Según las autoridades, los ecuatorianos viajaban a Nueva York y Nueva Jersey para visitar a unos familiares, cuando el vehículo en el que iban fue embestido por un camión.

El día del accidente la policía estatal de Indiana dijo a Efe que seis adultos y cuatro niños ocupaban una miniván Toyota que chocó contra un venado en la autopista Indiana Toll Road, por lo que el automóvil se detuvo y entonces fue embestido por el camión.