La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó el jueves su preocupación por las recientes agresiones sufridas por la disidente cubana Idania Yánez Contreras, beneficiaria de medidas cautelares otorgadas por la CIDH el 8 de junio de 2011.

La CIDH dijo en un comunicado haber recibido información de que Yánez habría sido arrestada el 31 de octubre cuando protestaba en defensa de los derechos de un disidente político que estuvo en huelga de hambre prolongada, habría sido llevada a una unidad policial, arrastrada de los cabellos y golpeada severamente en la cabeza, el abdomen y la espalda.

Según la información recibida por CIDH, habría salido el 3 de noviembre del centro de detención en un estado delicado de salud e ingresó en el hospital Arnaldo Milián Castro con heridas en el cuerpo.

La CIDH considera de "suma gravedad" que el Estado de Cuba no haya adoptado las medidas necesarias para proteger la vida y la integridad de Yánez.

La CIDH urgió al Estado de Cuba "a implementar en forma inmediata y efectiva cada una de las medidas cautelares otorgadas por la Comisión".

The Associated Press envió un correo electrónico a la Oficina cubana de Intereses en Washington solicitando una respuesta, sin obtenerla.

El gobierno cubano no comentó sobre el asunto pero en ocasiones anteriores criticó a la OEA, una organización en la cual no participa desde la década de los 60. Tampoco la oficina de intereses de Cuba en Washington respondió una solicitud de comentarios enviada por The Associated Press por correo electrónico.

La CIDH es un órgano autónomo de la OEA, cuyo mandato es promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. Está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.