Entre 60 y 70 supuestos insurgentes han muerto en el transcurso de un combate registrado anoche contra tropas afganas y de la OTAN en el sureste de Afganistán, informó hoy a Efe una fuente oficial.

Decenas de talibanes atacaron durante la noche una base militar de las tropas conjuntas emplazada en el distrito de Barmal, de la provincia de Paktika, dijo a Efe el portavoz provincial, Mukhles Afghan.

"De acuerdo con las informaciones iniciales, entre 60 y 70 combatientes murieron cuando devolvieron los disparos las tropas conjuntas, uno de cuyos integrantes resultó herido", afirmó el portavoz.

Las soldados decomisaron armas pesadas y ligeras, según Afghan, que añadió que los cadáveres de los atacantes están todavía en el campo de batalla y que la Policía afgana ha puesto en marcha una investigación para averiguar sus identidades.

Un portavoz de la misión de la OTAN en Afganistán, Christopher DeWitt, confirmó el ataque insurgente y añadió que las tropas se defendieron recurriendo a "fuego terrestre y apoyo aéreo".

"Sabemos que se ha registrado un número significativo de bajas entre los insurgentes", afirmó a Efe DeWitt.

Paktika, limítrofe con Pakistán, ha sido escenario de varios enfrentamientos armados en los últimos meses entre los talibanes y las tropas gubernamentales y de la OTAN, que tienen previsto culminar su salida de Afganistán en el año 2014.

Los talibanes luchan por lograr la salida inmediata de los soldados internacionales e implantar un régimen integrista islámico como el que dirigían antes de ser expulsados del poder, en 2001, tras la invasión de Estados Unidos y sus aliados.