Expertos y activistas denunciaron el jueves que inmigrantes con y sin papeles y solicitantes de asilo siguen encerrados en prisiones de todo el país, a pesar de la promesa del gobierno de mejorar sus condiciones y alojarlos en centros para reclusos civiles y no penales.

Estados Unidos cuenta con 250 centros de detención de inmigrantes. Aproximadamente un 50% de los detenidos por la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) están encerrados en este tipo de cárceles que también alojan a criminales, aseguraron representantes de la organización Human Rights First, basando las cifras en datos federales.

El otro 50% de los inmigrantes detenidos por ICE están encerrados en centros similares a prisiones, ya que obligan a los reclusos a llevar uniformes, a someterse a innumerables restricciones, poca libertad de movimiento y a prohibir el contacto físico en visitas.

"Queremos que ICE abandone el uso de prisiones", dijo Ruthie Epstein, representante del Programa de Protección de Refugiados de Human Rights First. "Entre otras muchas cosas, hemos descubierto que condiciones de reclusión más normales y menos agresivas llevarían a centros de detención más seguros".

Durante una reunión en las oficinas de la organización en Manhattan, expertos en inmigración y activistas de varios grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes pidieron alternativas a la detención de extranjeros que no tienen papeles pero no han cometido crímenes, solicitantes de asilo o personas que cuentan con residencia legal pero cometieron delitos menores, entre otros tipos de casos. Estos reclusos normalmente esperan ser deportados o juzgados.

Ross Feinstein, portavoz de ICE, dijo el jueves a The Associated Press, que su agencia trabaja desde el 2009 en una importante reforma del sistema de detención de inmigrantes con el objetivo de dar prioridad a la salud y seguridad de los reclusos.

El sistema reduce las transferencias, maximiza el acceso a asesoría legal y visitas, promueve la recreación y mejora las condiciones de encarcelamiento, señaló el vocero en un mensaje de correo electrónico. La agencia también se está esforzando en ubicar los centros a zonas más cercanas a consulados y embajadas, dijo el vocero.

Desde el 2009, ICE ha añadido o ha hecho planes para añadir más de 2.700 nuevas camas en prisiones o centros con condiciones parecidas a las de una cárcel, señaló Epstein, quien es la autora del reporte que analiza la situación del sistema de encarcelamiento de inmigrantes.

Según el reporte, el sistema de detención de inmigrantes cuesta a los contribuyentes de Estados Unidos unos 2.000 millones de dólares al año. ICE ha proyectado que en el año fiscal 2012 pagará una media de 122 dólares por día, por detenido.

Hace dos años, tanto ICE como el Departamento de Seguridad Nacional anunciaron su compromiso de transformar el sistema de detención migratorio, incluyendo tomar pasos para reformar las condiciones de reclusión en prisiones.

Se han registrado avances, dijo Epstein.

En los dos últimos años, ICE ha empezado a usar o ha reconocido planes para usar cinco nuevos centros con un total de 3.485 camas que contarían con condiciones menos propias de un sistema penal. Si estos centros abren, un 14% de los detenidos por ICE serían alojados allí.

"El problema es que eso significaría que un 86% de los detenidos por ICE aún seguirían retenidos en prisiones y centros parecidos a prisiones. Eso es lo alarmante para mi", dijo Don Kerwin, director ejecutivo del Centro de Estudios de Migración.

Dora Schriro, comisionada del Departamento de Prisiones de la ciudad de Nueva York, dijo que el gobierno está comprometido a solucionar la situación, pero que ICE "es una agencia poco experta en el campo de la detención".

"El sistema ha de reflejar la ley para operar bajo un sistema de detención civil", dijo Schriro.

Los activistas denunciaron que problemas de falta de acceso a cuidado médico son los más comunes en estas prisiones. Pidieron que los centros de detención estén más cerca de zonas urbanas, que los inmigrantes puedan llevar su propia ropa, que tengan más privacidad en baños y duchas y más libertad de movimiento.

___________________

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens