Al menos cinco personas murieron hoy y otras veinte resultaron heridas en un doble atentado contra un grupo de milicianos tribales que esperaban para recibir su sueldo en una de las sedes del Ejército en la provincia de Diyala, en el este de Irak.

Una fuente del Ministerio del Interior informó a Efe de que cuatro de los fallecidos en este ataque en Baquba, 60 kilómetros al noreste de Bagdad, son miembros de los Consejos de Salvación, milicias tribales suníes progubernamentales.

El doble atentado fue perpetrado por un terrorista suicida que llevaba un cinturón de explosivos adherido a su cuerpo y con un coche-bomba.