La periodista mexicana Adela Navarro, directora del semanario Zeta de Tijuana, fue premiada el jueves por su valentía a la hora de reportar sobre las actividades del crimen organizado que afecta su país.

Navarro fue descrita por la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios de Comunicación (IWMF, por sus siglas en inglés) como una mujer fiel a sus convicciones y "que arriesga su vida para cubrir la actualidad". La organización concedió a la mexicana el Premio al Valor en Periodismo durante una multitudinaria comida en el hotel Waldorf-Astoria de la ciudad.

"Este es un reconocimiento para el periodismo de investigación independiente que se está llevando a cabo en México", dijo Navarro a The Associated Press. "Estos medios son los menos, pero existen y son los que están llevando cabo el periodismo de investigación del crimen organizado y los carteles de la droga".

La periodista iraní Parisa Hafezi y la tailandesa Chinaruch Premchaiporn fueron también homenajeadas durante la ceremonia anual de IWMF.

Navarro lleva 21 años trabajando en Zeta, los últimos seis como directora. La mexicana está luchando para que las autoridades abran los casos del cofundador del semanario, Héctor "El Gato" Felix Miranda, asesinado en 1988, y el coeditor Francisco Ortiz Franco, asesinado en 2004.

"Ninguno de los casos está resuelto. Están en la impunidad", explicó Navarro.

La violencia atribuida al crimen organizado ha dejado más de 35.000 muertos en todo México desde diciembre de 2006, aunque algunas organizaciones civiles han señalado que la cifra supera las 40.000 víctimas.

Desde esa misma fecha, cuando el presidente Felipe Calderón llegó al poder, 35 periodistas han sido asesinados en México y ocho han desaparecido, según los últimos datos del Comité de Protección de Periodistas, con sede en Nueva York.

"Hay que seguir adelante. Nosotros no exigimos ningún trato especial", señaló la periodista antes de la ceremonia. "Hacemos nuestro trabajo, desafortunadamente, en un país donde no hay condiciones para ejercerlo en términos de seguridad física".

Calderón admitió el mes pasado que algunos lugares del país viven una "dramática situación de inseguridad", pero destacó que no piensa detener su estrategia de combate a la delincuencia y se comprometió a entregar antes de que concluya su mandato instituciones de seguridad y procuración de justicia depuradas y confiables.

Según IWMF, Navarro fue amenazada por el cartel Arellano-Félix en enero del 2010, después de lo cual le fueron asignados varios guardaespaldas. Antes de convertirse en directora general de la revista, Navarro fue reportera, columnista y miembro de la junta editorial. En 1994 cubrió el conflicto de Chiapas para Zeta.

"Mientras los carteles han silenciado a muchos periodistas mexicanos, Navarro rechaza dejar de cubrir el narcotráfico, a pesar de varias amenazas de muerte", indicó la organización.

__

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens