La Alta Representante de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, ofreció hoy ayuda a las autoridades turcas para hacer frente a las consecuencias del fuerte terremoto que sacudió ayer la provincia de Van, en el sureste del país.

"Ya he expresado mis condolencias a las autoridades turcas y he ofrecido darles cualquier tipo de asistencia que necesiten", declaró hoy Ashton en un comunicado.

"Expreso mi sincera simpatía hacia las familias de las víctimas y deseo una pronta recuperación a los heridos", añadió la jefa de la diplomacia europea.

Ashton dijo sentirse "entristecida" por "las trágicas noticias" del temblor, que causó al menos 217 muertos, según los últimos recuentos.

El terremoto, de 7,2 grados en la escala abierta de Richter, ha dejado a miles de personas a la intemperie, sobre todo en las ciudades de Van, la capital provincial, y Ercis.

Los servicios de socorro calculan que, a primera hora de esta mañana, todavía quedaban más de trescientas personas bajo los escombros.