Ni Cuba es un asunto interno de Estados Unidos, ni las sanciones contra la isla son una cuestión bilateral, aseguró un editorial de la prensa oficial isleña ante la próxima votación sobre el embargo de Washington en las Naciones Unidas

Naciones Unidas votará el martes una moción de condena a las sanciones impuestas por Washington hace cincuenta años a Cuba con el objetivo de presionar por cambios en su sistema político.

Según el gobierno cubano, el daño ocasionado por Estados Unidos desde comienzos de la década de los 60 hasta diciembre de 2010 alcanzó los 104.000 millones de dólares, aunque si se considera la depreciación del dólar frente al oro en estos años la cifra llegaría a los 975.000 millones de dólares.

"Estados Unidos siempre aduce que la denuncia contra esa criminal política que le impone a Cuba no es asunto apropiado para discutirse en las Naciones Unidas, pues cada gobierno tiene derecho de seleccionar con quiénes desea tener relaciones y por eso, como la isla es para ellos un asunto interno", expresó el editorial publicado por el periódico Granma.

"No se trata de que Estados Unidos no quiera comerciar con Cuba y los cubanos estemos en la pretensión de obligarlo a hacerlo; se trata del impedimento constante, para lo cual ha establecido un conjunto de leyes congresionales, decretos y enmiendas presidenciales... para estrangular a un país con el cual no tiene una declaración de guerra", comentó el rotativo.

Indicó que además las medidas son extraterritoriales pues castigan a terceros países o sus empresas.

Bajo este conjunto de normas los países no pueden comerciar con Cuba, sus funcionarios son sancionados si lo hacen o sus empresas multadas; no se permite a los barcos tocar puerto en la nación caribeña y luego hacerlo en el vecino del norte y se le impide tomar créditos, entre otras medias.

La votación se produce una vez cada año desde 1992.

En la edición de 2010 rubricaron condenando las sanciones 187 países - con votos negativos de Estados Unidos e Israel y las abstenciones de Islas Marshall, Micronesia y Palau.