El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, citó hoy a varios ministros y a los altos mandos militares y de policía, a un consejo extraordinario de seguridad en Arauca, este del país, ante la ofensiva rebelde de los tres últimos días que deja 21 uniformados muertos a una semana de las elecciones regionales.

La ofensiva fue lanzada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en los departamentos de Nariño (suroeste), el viernes; y en Arauca (este), y Caquetá (sur), el sábado.

Este domingo el diario El Tiempo señala en un informe que la campaña electoral actual ha sido "la más violenta" en 8 años, y precisa que "un total de 41 candidatos han sido amenazados y 87 están amenazados" en el país.

Santos, los altos mandos militares y de la Policía así como el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, viajaron a Arauca, para participar en la cita de seguridad, junto a las autoridades de ese departamento fronterizo con Venezuela.

Precisamente en ese territorio murieron el sábado diez militares, mientras tres más resultaron heridos en una emboscada tendida en una carretera rural del municipio de Fortul.

Los uniformados, de la Brigada 18 del Ejército, viajaban por la región conocida como Caño Verde, cuando fueron atacados por rebeldes del frente 10 de las FARC.

En esa misma región fue tomada cautiva y permaneció secuestrada hasta el pasado lunes, tras 19 días de cautiverio, Nohora Valentina Muñoz, de 10 años, hija del alcalde de Fortul, Jorge Muñoz.

Hasta ahora no se ha establecido quiénes fueron los autores del secuestro de la menor.

La emboscada del sábado se registró un día después de un ataque similar cometido también por las FARC, en el que murieron otros diez militares y un rebelde en una zona selvática del departamento de Nariño, suroeste del país y fronterizo con Ecuador.

El ataque del viernes fue cometido por la facción "Daniel Aldana" que actúa en esa región, según dijo a periodistas el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, quien viajó el mismo día a la zona.

Por otra parte, el sábado, en Florencia, capital del departamento del Caquetá, un patrullero de la Policía murió y tres más resultaron heridos al ser activado un artefacto al paso de una patrulla de esa institución.

A esa ofensiva se suma un atentado atribuido también a las FARC contra un oleoducto cerca del municipio de Teorama, en el departamento de Norte de Santander.

El viernes el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, quien viajó a Nariño, al territorio de la primera emboscada, reconoció que la acción de las Farc pudo obedecer a "un error táctico" de las tropas.

Navas añadió que ese ataque fue una "retaliación" (venganza) ante "el 'Plan Democracia' (despliegue de tropas para garantizar la tranquilidad en las elecciones regionales del 30 de octubre) sobre todo el territorio nacional".

Para el alto mando, la guerrilla "no está atacando la estrategia del Estado sino que explotaron un punto débil" en esa zona de Nariño.

El mismo viernes fueron hallados cien kilos de explosivos que guerrilleros de las FARC introdujeron en un autobús escolar que se dirigía hacia la ciudad sureña de Neiva, capital departamental del Huila.

Los colombianos acuden a las urnas el próximo domingo para elegir 1.102 alcaldes, 32 gobernadores, 12.063 concejales municipales, 418 diputados de Asambleas Departamentales y 4.627 cargos en las Juntas Administradoras Locales (JAL).