Nicaragua mantiene hoy activados todos los sistemas de defensa y un estado de alerta nacional ante la amenaza de un "inestable" centro de baja presión estacionario ubicado frente al Caribe del país y también por la crecida de los lagos Xolotlán y Cocibolca.

La primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Gobierno nicaragüense, Rosario Murillo, dijo hoy a medios oficiales que "la alerta total se mantiene" y llamó a la población a prevenir y protegerse ante las intensas precipitaciones.

"Hay una amenaza latente, aparentemente la situación está normal, vemos sol y vemos que no ha llovido, pero debemos mantenernos en alerta porque estos son fenómenos engañosos", advirtió.

Según Murillo, el fenómeno podría afectar con intensas lluvias y vientos la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) y parte de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), así como el norte, centro y sur del país.

Un informe del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) reiteró hoy que son "altas" las probabilidades de que el centro de baja presión se convierta en un ciclón tropical en las próximas horas.

El Ineter precisó que el fenómeno tiene "un comportamiento lento y errático en su desplazamiento" y por ser estacionario representa "factor de riesgo".

Murillo, en tanto, explicó que el Ejército, Policía, Defensa Civil y Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) continúan desplegados en todo el territorio nacional.

Nicaragua, en estado de calamidad y alerta nacional desde el pasado lunes, ha sufrido de intensas lluvias en las últimas dos semanas, las que han provocado 16 muertes, afectado a 134.525 personas y destruido cerca de 1.000 kilómetros de carreteras y caminos.

Por otro lado, el Ineter expresó hoy su preocupación por una considerable crecida en el nivel de las aguas del Lago de Managua o Xolotlán, que están a 42,60 metros sobre el nivel del mar, y las del Gran Lago Cocibolca, a 33,37 metros sobre el nivel del mar.

De continuar las intensas precipitaciones, el Ineter sostuvo que en ambos lagos "existen altas probabilidades que el nivel crítico sea alcanzado y rebasado", lo que afectaría a los habitantes de las zonas costeras.

Los organismos de socorro se mantienen listos para evacuar a unas 3.000 personas que habitan en las costas del Lago de Xolotlán o de Managua, dijo Murillo.

El Ineter llamó a las autoridades a "estrechar la vigilancia de anegación" en las zonas costeras, en especial en el municipio de Tipitapa, al este de Managua.

Por su parte, el subdirector del Ineter, Jorge Castro, detalló hoy que debido a los aguaceros la saturación de los suelos en Nicaragua está en su máximo nivel.

Por tal motivo, el Ineter mantiene activada una alerta ante posibles deslizamientos en laderas inestables.

Las autoridades de Nicaragua registran 36 muertes durante la temporada lluviosa que comenzó el 21 de mayo pasado.