El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, opinó hoy que las guerrillas de ese país "sufrieron" esta semana "dos golpes" que las debe llevar a reflexionar que cada día están más aisladas: el anuncio de ETA del cese definitivo de la violencia y la muerte del dictador libio Muamar el Gadafi.

ETA ha decidido renunciar definitivamente a la violencia, lo que "es un paso muy importante, y ojalá las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el ELN (Ejército de Liberación Nacional) entiendan que cada vez están mas aislados, cada vez más rechazados", dijo Santos.

En el balneario caribeño de Santa Marta durante uno de sus habituales Acuerdos para la Prosperidad, cita periódica en la que se reúne con dirigentes y funcionarios regionales para escuchar necesidades y buscar soluciones, Santos se refirió a la muerte de Gadafi como un "golpe", especialmente para las FARC.

"Gadafi tenía relaciones con las FARC", recordó Santos, quien indicó que así lo demuestran los correos detectados en los ordenadores de "Raúl Reyes", alias de Luis Edgar Devia Silva, portavoz internacional y "número dos" de esa guerrilla abatido en un bombardeo en 2008.

Una carta del 4 de septiembre de 2000 que estaba en uno de los ordenadores de Reyes revela que las FARC pedían entonces a Gadafi un préstamo de 100 millones de dólares para adquirir armas.

El 13 de abril pasado, según una versión del rotativo "Washington Times", algunas declaraciones de rebeldes libios se referían a "la puntería mortal" de francotiradoras colombianas de las FARC, al parecer contratadas por Gadafi, quien habría pagado hasta mil dólares a cada una de las mercenarias de su guardia.