El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Ali Akbar Salehi, llegó hoy a Ankara para reunirse con las autoridades de Turquía y reforzar la lucha "antiterrorista" contra el PKK, después de que el Ejército turco haya iniciado una amplia operación militar en Irak contra las bases del grupo armado kurdo.

Salehi aseguró a su llegada que Irán "cooperará" con Turquía en esta materia y criticó duramente el "doble rasero" de la Unión Europea (UE), que considera "terrorista" al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) pero no así a su organización hermana iraní: el Partido para la Vida Libre en el Kurdistán (PJAK).

Salehi se entrevistará con su homólogo turco, Ahmet Davutoglu, con el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, y con el presidente de la República, Abdullah Gül, en un momento crítico, cuando 22 batallones turcos se hallan en la frontera turco-iraquí y en territorio de Irak para acabar con la presencia del PKK.

Aunque el Gobierno turco no ha dado ningún nombre en concreto, diversos representantes del ejecutivo conservador han acusado a "países de la región" por haber apoyado al PKK en el ataque que el miércoles acabó con la vida de 24 soldados e hirió a otros 18.

Analistas turcos creen que el gobierno se refiere a un posible apoyo de Siria, Israel e Irán.

Antes de Salehi, el vicepresidente del Partido Democrático del Kurdistán (KDP), Nechirvan Barzani, estuvo ayer en Ankara y se comprometió a colaborar con Turquía en la lucha contra el PKK, por lo que se cree que los combatientes "peshmerga" kurdos del norte de Irak podrían participar en las operaciones.