La primera dama Carla Bruni Sarkozy dio a luz a una bebé el miércoles por la noche en la capital francesa, según reportes de medios.

Se trata del primer hijo de un presidente — en la historia moderna de Francia — que nace mientras su padre se encuentra en el poder.

El presidente Nicolas Sarkozy regresaba de una junta en Francfort sobre la crisis deudora de la zona euro cuando nació la pequeña, alrededor de las 8 p.m. (1800 GMT) del miércoles, según un reporte de la televisora BFM.

La madre, de 43 años, se encontraba bien tras el parto, ocurrido en la Clínica Muette, una institución privada en el oeste de París, reportó la radio Europe 1.

La primera dama, quien fue modelo y tiene una carrera musical, había sido internada en la clínica al mediodía.

El palacio presidencial no ha confirmado de momento los reportes. Los representantes presidenciales reiteraron horas antes que no harían ningún anuncio sobre el nacimiento. La pareja se había mantenido reservada sobre el nacimiento desde el comienzo y sólo habían dado cantidades muy pequeñas de información.

La niña es la primera hija de Bruni y el presidente Sarkozy, de 56 años. La pareja se casó menos de cuatro meses después de que Sarkozy asumiera el puesto en mayo de 2007.

La primera dama nacida en Italia tiene un hijo de 10 años de una relación anterior, y el presidente tiene tres hijos de dos matrimonios previos, además de que es abuelo desde enero.

Sarkozy fue visto al entrar en la Clínica Muette por la tarde y salió unos 30 minutos después, antes de dirigirse a toda velocidad a Francfort para reintegrarse a la junta sobre el euro. El presidente tiene programada una vista a Normandía el jueves, pero no está claro si la cancelará.

El nacimiento de la pequeña terminó con las conjeturas sobre la fecha en la que Bruni tendría a su bebé. Los fotógrafos se habían agrupado afuera de la clínica desde comienzos de octubre y su acceso estaba limitado por seguridad.

Bruni había dicho que prefería no hablar mucho del parto porque es supersticiosa. La pareja también decidió que no quería conocer con anticipación cuál era el sexo del bebé.

"Uno no tiene hijos para mostrarlos en una galería", dijo Bruni a la televisora francesa TF1 este mes. "Haré lo que sea para proteger a este bebé ... No mostraré sus fotos y nunca lo expondré".