La actual temporada de lluvias que afecta a Colombia desde el pasado 1 de septiembre ha dejado 32 muertos y enormes daños materiales en la costa del Caribe y principalmente en la ciudad de Cartagena, reveló hoy a Efe una fuente de la Dirección General de Riesgo (DGR).

Además de las víctimas mortales, las lluvias han dejado 40 heridos, 7 desaparecidos, 103.212 personas afectadas, 17.077 casas dañadas y 137 destruidas, añadió la fuente de esa entidad, adscrita al Ministerio del Interior colombiano.

La mayor afectación por las lluvias se registra en la Costa Atlántica, en el norte del país, donde decenas de carreteras, puentes, viviendas y otras edificaciones e infraestructuras han sufrido los rigores de la segunda temporada lluviosa del año.

En los últimos cuatro días aumentó en unas 40.000 personas la cifra de población afectada en 27 de los 32 departamentos del país.

Colombia tiene dos temporadas de lluvias, la primera de marzo a junio y la segunda de octubre a diciembre.

Entre abril de 2010 y el mismo mes de este año, el país andino sufrió la más prolongada y dañina temporada de lluvias en décadas, que causó la muerte a más de 440 personas, dejó unos 3,6 millones de afectados y la destrucción de vías, puentes, centenares de casas y otras edificaciones.

Este miércoles la alcaldesa de Cartagena, Judith Pinedo, ante la situación de una de las ciudades más turísticas del país, declaró la "urgencia manifiesta", figura jurídica que evita trámites burocráticos para asignar las ayudas y atender la emergencia.

Un censo parcial señala que en la ciudad, de un millón de habitantes, hay este miércoles unos 60.000 afectados, principalmente en barrios marginales y que han tenido que ser trasladados a albergues provisionales.

"Mucha gente fue afectada en su propia casa, todos sus enseres se afectaron", dijo Pinedo a periodistas.

Vastos sectores turísticos de Cartagena, como La Boquilla y Bocagrande, se encuentran hoy muy afectados por el agua e impiden el tráfico de vehículos.

Además se han registrado deslizamientos de tierra, se han desbordado arroyos, mientras está cortado por las carreteras Troncal de Occidente y La Cordialidad, por lo que la ciudad está prácticamente incomunicada por tierra, según distintas autoridades cartageneras.

En otras localidades caribeñas también se registran destrozos en carreteras, y decenas de personas, de zonas ribereñas, duermen en estos días en improvisados albergues a orillas de las vías.

Los departamentos más afectados por las lluvias son Bolívar, cuya capital es Cartagena, que junto a Atlántico y a Córdoba, corresponden a la zona del Caribe.

Igualmente resultan muy afectados departamentos como Santander, Chocó, Valle del Cauca, Caldas y Risaralda.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) las regiones Andina, Caribe y Pacífica son las más susceptibles a padecer deslizamientos, inundaciones y crecientes súbitas.

La misma entidad calcula que las lluvias podría ir más allá de diciembre y ha señalado que desde el primero de septiembre ya cayó más del ciento por ciento de las precipitaciones que históricamente se registran en la segunda temporada en el país.