Las inundaciones que afectan a Costa Rica desde la semana anterior han dejado más de 600 personas en albergues, al menos mil evacuadas y 64 carreteras dañadas, de acuerdo con el último informe de hoy de las autoridades.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) dijo que un total de 616 personas amanecieron hoy en albergues, especialmente en la provincia de Guanacaste (Pacifico norte), la región más afectada por el temporal.

Centenares de casas se han visto anegadas por la crecida de ríos, y otras, en la zona montañosa al sur de San José, por deslizamientos.

El ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) señaló que hasta hoy un total de 64 vías se han visto afectadas por la crecida de los ríos o los derrumbes.

De ellas, 26 se mantienen con paso regulado para los vehículos y otras 14 están totalmente cerradas, lo que ha dejado a varias comunidades aisladas.

La CNE mantiene la alerta amarilla (media) en casi todo el territorio costarricense a la espera de que disminuyan las lluvias. No obstante, el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) ha señalado que los aguaceros continuarán al menos hasta mañana.

En Guanacaste, cerca de 900 personas quedaron aisladas debido a que el desbordamiento de los ríos impide el acceso a sus poblaciones por tierra, según reportó ayer la Cruz Roja.

El IMN señaló que en tan solo 15 días ha llovido todo lo que se esperaba para el mes de octubre, por lo que productores de arroz y caña han empezado a reportar daños en sus cultivos, mientras que los cafetaleros han manifestado su preocupación por la aparición de hongos en las plantas debido al exceso de humedad.