Un niño filipino come arroz con las manos en un barrio de chabolas de Quenzon City, al este de Manila (Filipinas). EFE/Archivo