La próxima sesión del juicio contra el doctor Conrad Murray por la muerte de Michael Jackson quedó aplazada hasta el miércoles, decidió hoy el juez Michael Pastor en respuesta al fallecimiento del padre de un testigo y una petición de tiempo de la defensa para analizar un informe.

El anestesista Steven Shafer compareció el pasado jueves en el estrado y su testimonio quedó interrumpido por el final de la jornada judicial.

Estaba previsto que retomara hoy su declaración después de que el viernes se realizara una sesión de trámite sin jurado, pero la muerte de su padre llevó a que el juez optara por cancelar la vista, en un principio sólo el lunes, aunque finalmente concedió libre también el martes.

Shafer, el último testigo llamado por la acusación, será sometido el miércoles a las preguntas de los abogados de Murray, quien hoy aprovechó para pedir al juez que les diera tiempo para repasar un nuevo informe toxicológico presentado por la Fiscalía, otra de las razones por las que el martes no habrá sesión.

Conrad Murray, de 58 años, está acusado de homicidio involuntario por la muerte del "rey del pop", quien falleció el 25 de junio de 2009 víctima de una sobredosis de medicamentos.

La Fiscalía culpa al doctor de administrarle a Jackson un anestésico llamado propofol que según la autopsia le causó su parada cardiorespiratoria.

La defensa insiste en que el cantante era un adicto a los fármacos y que en ausencia del médico se inyectó el propofol.

El juicio comenzó el pasado 27 de septiembre y está previsto que concluya antes de fin de mes.

En caso de ser condenado, Murray se enfrentaría a una pena máxima de 4 años en prisión.