La Comisión Nacional de Emergencias de Costa Rica (CNE) informó hoy que, debido a las fuertes lluvias que afectan al país desde hace una semana, se movilizó a los habitantes de dos comunidades de manera preventiva por el riesgo de deslizamientos.

En total 275 personas permanecen en albergues aunque no se reportan víctimas, solo daños materiales en centenares de casas y más de 50 carreteras, que han dejado aisladas a algunas poblaciones, por lo que se mantiene una alerta amarilla (media) en toda la costa de Pacífico y en el Valle Central.

Una de las mayores preocupaciones de las autoridades son los posibles deslizamientos en las montañas del sur de San José, por lo que geólogos de la CNE y funcionarios de los comités municipales de emergencias vigilan las zonas y han evacuado a unas 50 personas de dos comunidades por el alto riesgo de tienen ante un derrumbe.

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) había indicado que la influencia del sistema de baja presión que ha causado los aguaceros en los últimos días disminuiría hoy, pero las lluvias continúan, al igual que la alerta en casi todo el país.