Al menos 27 personas han muerto y casi 14.000 han sido evacuadas por las torrenciales e incesantes lluvias que azotan a El Salvador desde hace casi una semana, informó hoy una fuente oficial.

El director de Protección Civil, Jorge Meléndez, dijo en una rueda de prensa que se registran "27 personas fallecidas, la mayoría por soterramiento de sus viviendas", y las demás ahogadas, en varias zonas del país.

Unos 13.874 evacuados se encuentran en 209 albergues, agregó, y advirtió de que "la situación va a ser realmente complicada" porque las lluvias continuarán por lo menos hasta el próximo martes, cuando se espera una mejoría en el clima.

Entre otros hechos trágicos ocurridos entre ayer y hoy, al menos seis personas, dos adultos y cuatro niños, murieron soterradas por un alud que destruyó varias casas en el cantón de Las Moritas, en Ciudad Arce, departamento central de La Libertad, dijeron miembros de cuerpos de socorro a medios locales.

Los cadáveres corresponden a Francisco Méndez; su esposa, Flor de Méndez, y la hija de ambos, Cecilia, 12 años, según las fuentes, que añadieron que también se rescataron los de tres niños, de apellido Bonilla, y que hubo unos 11 lesionados.

Meléndez insistió en que los pobladores de zonas de alto riesgo acaten las instrucciones de evacuación y añadió que los albergados siguen recibiendo alimentos, medicinas, abrigo y otra ayuda.

Los aguaceros continúan azotando casi todo el territorio salvadoreño, generados por un sistema de baja presión, y se mantendrán en los próximos días, indicó un comunicado del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET).

Decenas de tramos carreteros han sido cortados por deslizamientos de tierra, varios puentes han colapsado y más de 14.000 viviendas han sido anegadas por las inundaciones, según Protección Civil y otras fuentes.

El ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Herman Rosa Chávez, dijo en la rueda de prensa con Meléndez que "hay una situación crítica en el río Lempa", el más caudaloso del país, porque ya se desbordó en varios lugares.

Meléndez indicó que hay "enormes inundaciones" en los departamentos costeros de Ahuachapán, Sonsonate, La Libertad, La Paz y Usulután, entre otras zonas.

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, reiteró anoche, en una nueva comparecencia por radio y televisión, sus llamamientos a que la población evacúe voluntariamente los lugares de riesgo u obedezca las órdenes de las autoridades para abandonarlos.

Funes, quien el viernes decretó emergencia nacional, añadió que el Gobierno ha iniciado la evaluación de los estragos ocasionados por las inundaciones y los deslaves.