El director del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Humberto Prado, informó hoy que cuatro presos de la cárcel venezolana de Uribana, ubicada en el occidente del país, murieron tras un enfrentamiento interno con armas de fuego que no dejó ningún herido.

La disputa se produjo ayer tras una discusión de algunos reos con los pranes (líderes) del penal después de que supuestamente mostraran diferencias con una huelga de hambre que se llevaba a cabo desde el pasado martes en reclamo de mejor atención médica y una aceleración de los retrasos procesales, dijo Prado a Efe.

Medios locales señalaron que las víctimas son José López Guzmán, César Alberto Colmenárez, Argenis Mendoza Rodríguez y otro preso conocido como "El Ruso".

El director del OVP dijo que no se reportaron heridos y destacó que el penal está "totalmente deteriorado", ya que fue diseñado para 860 reclusos y actualmente hay 2.800.

En este mismo penal se habían "autosecuestrado" la semana pasada 1.500 familiares de los presos como medida de protesta, también por el retraso procesal.

Prado agregó, además, que en la cárcel de Lagunillas, en el estado Mérida (occidente), los reclusos mantienen secuestrados a dos funcionarios en reclamo de mejoras de sus condiciones.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, creó el Ministerio para el Servicio Penitenciario el pasado 26 de julio, tras superarse la crisis más larga del sistema carcelario nacional en dos penales cercanos a Caracas, donde durante casi un mes un millar de presos resistió con el uso de armas de fuego a un masivo cerco militar.

El Gobierno trata de poner así fin a la crisis provocada por el hacinamiento y el retraso procesal en las 34 cárceles del sistema penitenciario, que con una capacidad para unos 14.500 presos albergan a 44.520, y son escenario de continuos enfrentamientos entre bandas y todo tipo de delitos.

El OVP reportó 476 muertes y 958 heridos en las cárceles del país durante 2010.