Miles de bolivianos convirtieron hoy el centro de la capital argentina en una colorida fiesta con la que rindieron homenaje a la patrona de su país, la Virgen de Copacabana.

Como cada año desde hace más de tres décadas, la populosa comunidad boliviana que reside en Buenos Aires veneró a su patrona con una comparsa por el centro porteño en la que participaron decenas de agrupaciones que, ataviadas con los trajes típicos de su país, entonaron diferentes cánticos folclóricos.

El desfile finalizó en la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, donde los bolivianos se establecieron para continuar con su fiesta.

La gran concurrencia de gente obligó a los "indignados", que también marcharon por la ciudad para secundar la convocatoria mundial por un cambio de paradigma a nivel global, a modificar su recorrido, ya que tenían previsto finalizar también en la histórica Plaza de Mayo con una gran asamblea abierta.

Los festejos por la Virgen de Copacabana arrancaron el pasado domingo en el denominado Barrio Charrúa, el mayor asentamiento boliviano de la ciudad, y durante la semana se sucedieron otros actos en diferentes puntos de la ciudad.

Esta celebración, conocida popularmente como la fiesta de "Charrúa", fue declarada de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

En Argentina residen cerca de un millón de bolivianos.