La defensa de la magistrada venezolana María Lourdes Afiuni reiteró hoy su decisión de no ir a juicio después de que el Tribunal Supremo desestimara un amparo presentado por la jueza en el que solicitaba ser juzgada por una corte con jurados.

La decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) fue hecha pública hoy en un comunicado en el que declara esta solicitud de amparo como un procedimiento "terminado" por "abandono del trámite" por parte de la defensa quien introdujo esta solicitud hace ya siete meses.

Afiuni irá mañana, viernes, a los tribunales para cumplir con el régimen de presentación pero no asistirá a la convocatoria a juicio que también debería celebrarse mañana, informó a Efe el abogado de la magistrada, José Graterol.

"En marzo de este año presentamos un amparo constitucional porque el juez de la causa de la doctora Afiuni, Alí Paredes, ordenó la constitución del tribunal en unipersonal sin haber notificado a los escabinos (una suerte de jurados), y bajo estas circunstancias no nos presentaremos al juicio", indicó el abogado.

Graterol señaló que los recursos de amparo deben ser decididos en horas y no en meses como sucedió en este caso en el que, asegura, se están violando los derechos de Afiuni.

"Nadie puede entender cómo un Tribunal Supremo espera que pasen siete meses desde la presentación de la acción de amparo para decir que el trámite caducó porque nosotros abandonamos la acción, cuando en materia de amparo no existe la caducidad", refirió el letrado.

Afiuni está detenida desde diciembre de 2009, después de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, pidiera la "pena máxima" contra ella por poner en libertad a Eligio Cedeño, acusado por un caso de estafa al Estado y quien inmediatamente se marchó a Estados Unidos, donde le concedieron asilo político.

La defensa de Afiuni insiste en que Paredes no es un magistrado objetivo y que por ello la jueza se niega a asistir al juicio que ya se ha pospuesto seis veces debido, justamente, a la ausencia de la acusada.

La defensa de la magistrada anunció que pese al traspiés de hoy, tomará nuevas acciones ante la sala penal del Supremo y no descarta acudir a organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y ante relatores de las Naciones Unidas.

Organismos internacionales de derechos humanos como Amnistía Internacional (AI) han solicitado a las autoridades venezolanas la liberación de Afiuni alegando que en este caso hay una "indebida interferencia política por parte del Ejecutivo".