Varios grupos del exilio cubano en Estados Unidos protestarán por la "represión" del régimen castrista contra las Damas de Blanco y la disidencia interna en general con el lanzamiento de fuegos artificiales frente a las costas de Cuba en diciembre próximo.

Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, con sede en Miami, anunció hoy en una conferencia de prensa que la protesta se llevará a cabo el próximo 9 de diciembre durante tres horas y los fuegos artificiales podrán observarse desde las localidades cubanas de La Habana, Matanzas y Pinar del Río.

"Hemos querido mantener la ambigüedad de operación marítima o flotilla por si, en lugar de un solo barco grande, como lo tenemos pautado hasta este momento, y si el clima lo permite, pueden ir otras embarcaciones que han manifestado su deseo de participar", dijo el activista.

Para esta iniciativa se usará un barco de 21 metros de eslora que zarpará desde Cayo Hueso, en el extremo sur del estado de Florida, y que se mantendrá siempre a una distancia de 24 kilómetros de la costa frente a La Habana, detalló.

Sánchez resaltó que su grupo, respaldado por otras organizaciones anticastristas, navegará de nuevo en protesta por el maltrato que reciben las Damas de Blanco (grupo de mujeres que piden la libertad de los presos políticos cubanos), los prisioneros de conciencia y otros opositores en la isla caribeña.

"A la vez que realizamos este despliegue (los fuegos artificiales), desde dentro de Cuba el Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel y el Movimiento Democracia han convocado a un toque de cazuelas nacional para las ocho de la noche" hora local, informó Sánchez.

La Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC), con sede en Miami, en un informe divulgado en agosto pasado, indicó que hay una violencia "sistemática e institucionalizada contra las Damas de Blanco" y la disidencia.

Según el informe, las condiciones "represivas" contra los defensores de los derechos humanos empeoraron desde que el exgobernante Fidel Castro traspasó el poder a su hermano Raúl.

Aumentaron el año pasado, se indicó, a pesar de la excarcelación y "destierro a España de numerosos prisioneros políticos y sus familiares".

"A fines de 2010 y principios de 2011 la situación de violencia en las calles de la isla contra defensores de derechos humanos y los ataques contra mujeres activistas a manos de hombres entrenados de la policía política se hicieron más evidentes", de acuerdo con el informe.