La policía judicial de Colombia detuvo a 16 presuntos miembros de una red de prostitución de mujeres que actuaba en varios departamentos del país y una ciudad fronteriza venezolana, informaron hoy los responsables de la operación.

Una mujer que prostituía desde 2009 a su hija, hoy de 14 años, está en el grupo de detenidos en la redada, que fue realizada por la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional (Dijín).

El jefe de la Unidad de Vida y Derechos Humanos de la Dijín, el teniente coronel Wilson Vergara, dijo en una reunión con la prensa que esta banda pudo haber "victimizado a por lo menos 30 adolescentes".

La red las reclutaba en departamentos del centro y el suroeste del país, como Cundinamarca y Tolima, y las obligaba a peregrinar por establecimientos de prostitución en al menos siete ciudades o poblaciones de Colombia.

Además, las mujeres también eran explotadas en la ciudad venezolana de Puerto Ayacucho, subrayó el oficial, que indicó que los implicados son "empresarios, empleados y pensionados".

Seis de ellos son mujeres, incluida una identificada como Marlene Castro, madre de la niña prostituida.

Vergara advirtió que la mujer obtenía al mes unos cuatro millones de pesos (poco más de 2.108 dólares) por la explotación de su hija.

La menor reveló a forenses de la investigación que era "víctima de abuso desde los 12 años, con el auspicio y consentimiento de su progenitora", dijo el jefe policial.

La red de trata de personas fue intervenida mediante una investigación que partió de denuncias de un defensor de familia de Acacías, localidad del Meta, uno de los tres departamentos del país en los que eran explotadas las adolescentes. Los otros dos son los del Tolima (suroeste) y Casanare (este).