La supuesta detención de Mutasim Gadafi, uno de los hijos del líder libio huido, permanece hoy envuelta en una gran confusión, ya que, tras el anuncio inicial del arresto, las nuevas autoridades del país no lo han confirmado oficialmente.

Tras el anuncio anoche de la captura de Mutasim, dirigentes rebeldes explicaron a Efe que el hijo de Gadafi fue conducido a Bengasi tras su arresto en Sirte por miembros de la brigada "El Ahrar", cuando intentaba huir de la ciudad.

La noticia, que se extendió rápidamente por el país, provocó celebraciones espontáneas durante la pasada madrugada tanto en Trípoli como en otras ciudades del país, como Misrata.

Sin embargo, miembros del Consejo Nacional Transitorio (CNT) libio indicaron, en declaraciones a cadenas de televisión árabes, que tal detención no era cierta.

La emisora Al Yazira aseguró hoy que el propio presidente del CNT, Mustafá Abdelyalil, había desmentido la información y fuentes de la rebelión han anunciado que podría convocarse una rueda de prensa para aclarar la cuestión.

Quinto hijo de Gadafi, Mutasim, médico de formación, había asumido el papel de consejero de seguridad de su padre y, según los dirigentes rebeldes, él era el responsable de las brigadas fieles al antiguo régimen que combatían contra las fuerzas del CNT en Sirte, ciudad natal del líder libio.

Según las últimas informaciones procedentes de esa zona del país, los enfrentamientos han continuado a lo largo de la mañana de hoy y las fuerzas rebeldes han logrado cercar a los últimos gadafistas en un pequeño perímetro de la zona denominada "barrio residencial número dos".

Les rebeldes aseguran que han arrestado a numerosos miembros de las brigadas gadafistas, incluido el primo de Mutasim, Sayed Gadafi Edem, así como a otro miembro de la familia, el general jefe de la brigada blindada, Mohamed Omar Gadafi El Gohsi.