El cubano René González liberado el pasado viernes de un cárcel de Estados Unidos tras cumplir con una condena por espionaje, compareció hoy ante un oficial de probatoria como le exigen las autoridades por estar bajo libertad supervisada.

"Se reunió hoy con un oficial estadounidense de probatoria como se le ordenó, pero no fue en un tribunal. No puedo y no voy a discutir dónde", confirmó a Efe el abogado de González, Philip R. Horowitz.

El sitio en internet Cubadebate citando a TeleSur publicó hoy que González, de 55 años, el primero de los cinco condenados por integrar la red de espionaje "Avispa" en salir de prisión, se presentó con su abogado en el edificio del tribunal federal de Miami (Florida).

González debe cumplir con tres años de libertad supervisada en Estados Unidos y entre los requisitos tiene que presentarse semanalmente ante el funcionario asignado a su caso.

Las autoridades estadounidenses excarcelaron al cubano, que tiene también nacionalidad estadounidense, el pasado 7 de octubre de la prisión Federal Correctional Institution, en Marianna, en el norte de Florida.

René González, Gerardo Hernández, Ramón Labaniño, Fernando González y Antonio Guerrero fueron hallados culpables en 2001 de conspirar y operar como agentes extranjeros sin notificar al Gobierno estadounidense.

La red "Avispa" fue desmantelada en 1998 y según las autoridades infiltró a grupos del exilio cubano y espió instalaciones militares estadounidenses en el sur de Florida.

Horowitz solicitó a la jueza encargada del caso que permitiera a González regresar a Cuba ya que en Estados Unidos no tiene familiares con quien quedarse para cumplir con la libertad supervisada, pero la petición fue denegada. La defensa ha dicho que vaya a apelar la decisión.

"Los Cinco", como son conocidos en Cuba, admitieron que eran agentes del Gobierno cubano, pero afirmaron que espiaban a "grupos terroristas de exiliados que conspiran" contra el entonces mandatario Fidel Castro, y no al Gobierno estadounidense.

Rene González fue condenado a 15 años de cárcel, que por buena conducta se redujeron a 13.

Ramón Labañino fue condenado a 30 años de cárcel, Fernando González a 17 años, Gerardo Hernández, considerado el líder de la red, a dos cadenas perpetuas y Antonio Guerrero a 21 años.