El sindicato AFL-CIO presentó una queja a favor de inmigrantes que supuestamente estuvieron sujetos a rigurosas condiciones, mientras trabajaban para empresas de carnavales, incluyendo a una que opera ferias en Virginia Occidental desde 1990.

La federación laboral está buscando alivio para los trabajadores bajo el programa de visas H-2B que permite a los empleadores locales llevar inmigrantes a Estados Unidos para ocupar empleos temporales no agrícolas, informó el lunes el diario The Charleston Gazette.

La queja de la AFL-CIO fue presentada a favor de los trabajadores migrantes en J&J Amusements Inc. en 2007 y Reithoffer Shows Inc. en 2008 bajo el Acuerdo de Cooperación para Laboral de América del Norte.

La queja señala que los inmigrantes constantemente recibían un pago menor al salario mínimo, les negaban el tiempo extra y algunos no eran recompensados por todas las horas trabajadas. Los empleados de J&J supuestamente ganaban sólo 20 dólares por día y trabajaban turnos de al menos 12 horas.

Además, los empleados eran sancionados por llegar hasta cinco minutos tarde al trabajo, por ir al baño cuando no tenían un receso autorizado y por quejarse de violar sus derechos.

El Southern Poverty Law Center (Centro de Leyes para la Pobreza en el Sur) y otros grupos se unieron a la AFL-CIO en su queja.

Una empleada de Reithoffer dijo a Gazette que no tenía conocimiento de la queja del AFL-CIO. Una llamada a J&J Amusements, con sede en New Middletown, Ohio, no fue respondida el lunes.

Reithoffer Shows opera las ruedas de la fortuna en las ferias anuales en Virginia Occidental. Adolfo Domínguez, uno de sus operadores, resultó severamente herido en agosto cuando un carrito lo golpeó en la cara. El empleado, de 25 años de edad, sufrió una lesión cerebral y está bajo terapia física en un centro en Conroe, Texas, dijo el administrador de riesgos de Reithoffer, Mindy Kolbus.

___

Con información de The Charleston Gazette http://www.wvgazette.com