La policía de Boston arrestó esta madrugada a más de 100 manifestantes en esa ciudad de Massachusetts, mientras que Nueva York y Washington DC ampliaron los permisos para la permanencia de congregados en las plazas.

El diario The Boston Globe indicó que, vencido el plazo para la "ocupación" del parque Rose Fitzgerald Kennedy Greenway, las autoridades dieron a los manifestantes dos minutos para que se fuesen del área en la que se han instalado durante varios días.

"Poco después de la una de la mañana unos 200 policías, muchos de ellos con equipos antidisturbios, se alinearon en la Avenida Atlantic", indicó el diario.

La multitud empezó a corear: "El pueblo, unido, jamás será vencido", "Ésta es una protesta pacífica" y "El mundo entero mira", y diez minutos más tarde los policías entraron al parque, rodearon a los manifestantes y procedieron a las detenciones.

Las protestas, que comenzaron en 17 de septiembre en Manhattan, Nueva York, con la consigna de "Ocupar Wall Street", se han extendido a decenas de ciudades en todo el país, y en muchas vencieron los permisos otorgados por las autoridades para los campamentos en plazas y parques.

Las protestas, en general, se dirigen a las grandes empresas, y a los ricos y su influencia en el sistema político.

Una parte importante en estas demostraciones está integrada por jóvenes que han completado estudios universitarios, cargan con una pesada deuda académica y no encuentran empleo.

La portavoz de la policía de Boston, Elaine Driscoll, explicó al diario que las autoridades no quieren que los manifestantes ocupen un espacio del parque Greenway porque recientemente se completó un proyecto de remodelación del área que incorporó mejoras.

En Nueva York, el alcalde Michael Bloomberg indicó ayer que los "ocupantes" en el Parque Zuccotti pueden permanecer por tiempo indefinido expresando sus protestas en tanto no alteren el orden público.

En Washington los activistas negociaron ayer durante horas con la Policía de Parques, una agencia federal, al ampliación de su permiso para la permanencia en Freedom Plaza, un área cercana a la Casa Blanca.

Finalmente, lo manifestantes obtuvieron una autorización a seguir sus protestas en la capital por otros cuatro meses.