Las autoridades de Honduras analizan a partir de hoy la solicitud de los Estados Unidos para extraditar a ese país a un guatemalteco acusado de narcotráfico, informó una fuente judicial.

"Las autoridades del Ministerio Público convocarán a una reunión para analizar la petición de extradición del gobierno de Estados Unidos y en su oportunidad emitirá una posición", dijo a Efe, el fiscal General Adjunto, Roy Urtecho.

El funcionario confirmó que los Estados Unidos ha solicitado la extradición del presunto narcotraficante guatemalteco Mario Ponce Rodríguez, a quien se le sigue un juicio en Honduras.

Medios locales aseguran que los Estados Unidos, a través de su embajada en Tegucigalpa, solicitó este lunes a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) la extradición, aunque una fuente de esa legación diplomática señaló: "No podemos confirmar ni desvirtuar esa información porque hoy hay asueto en la embajada".

Ponce fue llevado hoy en un helicóptero a la Sala de lo Penal de la CSJ, para presentarlo ante el magistrado Carlos David Cálix, en medio de un gran operativo de seguridad, donde supuestamente se formalizó la petición del Gobierno de los Estados Unidos.

A la audiencia asistió el defensor público Selvin Ruiz y el secretario de la Sala Penal José Ramón Cruz.

Al concluir la audiencia, el presunto narcotraficante fue llevado de nuevo a la Penitenciaría Nacional de Támara en la periferia de Tegucigalpa, donde se encuentra recluido desde hace cinco meses acusado del delito de lavado de activos y actos de preparación para el tráfico de drogas.

Las autoridades estadounidenses investigan a Ponce por supuesta conspiración para la importación de cocaína, por lo que también se ha librado una orden de captura de parte de la Policía Internacional (Interpol).

El guatemalteco fue capturado junto a un compatriota suyo y un hondureño el 1 de mayo pasado en el aeropuerto internacional de San Pedro Sula, cuando pretendían abordar un helicóptero en cuyo interior, luego de un peritaje toxicológico, se encontraron residuos de droga, lo que supone que era utilizado para el narcotráfico, según se informó entonces.

Los funcionarios judiciales locales mantienen hermetismo sobre el asunto, por lo que no se conocen mayores detalles sobre los argumentos presentados por las autoridades estadounidenses para solicitar la extradición.