El presidente de la Corte Centroamericana de Justicia, el hondureño Francisco Darío Lobo, dijo hoy en Managua que al istmo le conviene integrarse para negociar en mejores condiciones acuerdos comerciales, de asociación y legales con las otras regiones del mundo.

"Las grandes potencias siempre han preferido negociar individualmente con cada país, pero lo que nos conviene a nosotros es negociar en unión" porque, dividida, Centroamérica no tiene "ningún peso" ni "capacidad negociadora" ante la comunidad internacional, argumentó el magistrado.

A su juicio, Europa es más pujante gracias a su unión política y monetaria, algo que debería imitar toda Latinoamérica y el Caribe, sostuvo en rueda de prensa el presidente de la Corte regional, que tiene su sede en la capital nicaragüense.

En ese sentido, Lobo aseveró que el proceso de integración en el istmo ha tenido importantes avances con la fundación de la Corte Centroamericana, el Parlamento Centroamericano (Parlacen) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), así como con la firma de una serie de acuerdos entre los países.

Lamentó, sin embargo, que Panamá haya suspendido su adhesión al Parlacen sin tener una "razón" para ello.

Lobo ofreció esas declaraciones tras informar que Managua acogerá el próximo miércoles el I Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Cortes y Tribunales de Integración Regional.

En el evento participarán la Corte Centroamericana, el Tribunal de Justicia del Mercosur, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina y el Tribunal de Justicia de la Comunidad del Caribe.

También asistirá una delegación de la Unión Europea, que auspicia el encuentro "no con un interés hegemónico o imperial", según el magistrado.

La Corte Centroamericana de Justicia está integrada por seis magistrados de El Salvador, Honduras y Nicaragua, mientras que Costa Rica, Guatemala y Panamá no tienen representantes en el organismo.