Autoridades de Honduras calificaron hoy como un "trofeo de guerra" el submarino rescatado el sábado de las profundidades del Caribe, después de que cuatro narcotraficantes que lo tripulaban lo hundieran en julio pasado.

"Este golpe que hemos dado al flagelo del narcotráfico y la recuperación de este sumergible nos sirve como un trofeo de guerra", dijo a los periodistas el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, René Osorio, quien indicó que el submarino será colocado en una plataforma en una unidad militar en Tegucigalpa.

El sumergible, que transportaba unas 7,5 toneladas de cocaína, fue mostrado hoy a la prensa en Puerto Castilla, en el departamento caribeño de Colón, donde además se informó de que se recuperará el motor y otros equipos del aparato, "como el GPS, que servirá para labores de investigación e inteligencia".

"Se hará un vaciado del GPS para hacer un estudio de las cartas de navegación y puntos de referencia, como los lugares de origen y de destino, y conocer las rutas que utilizan los narcotraficantes para (que de este modo podamos) dar golpes certeros al narcotráfico", subrayó Osorio.

A la muestra del submarino asistió el ministro de Defensa, Marlon Pascua, quien reconoció la labor de los buzos de la Fuerza Naval en el rescate, que se logró solamente con barriles para combustible y compresores de aire.

"El submarino será trasladado a Tegucigalpa para que la población lo pueda conocer, lo pueda ver y reconozca el trabajo que realizan las Fuerzas Armadas de Honduras", indicó Pascua.

Detalló que el aparato rescatado, cuya droga fue extraída pocos días después de haber sido hundido intencionalmente por sus tripulantes, dispone de un motor de ocho cilindros y una planta eléctrica, equipo que Pascua calificó como "bastante caro".

El submarino fue interceptado el 13 de julio pasado en el Caribe de Honduras, en una operación en la que además se detuvo a sus cuatro tripulantes, un hondureño y tres colombianos, que serán juzgados en los Estados Unidos, país que también requisó el cargamento de la droga como evidencia.

El sumergible mide unos trece metros de largo, tres de ancho y unos 2,5 metros en su proa, según las autoridades.

En lo que va de 2011 las autoridades hondureñas se han incautado de más de diez toneladas de cocaína.