El gobernador de California, Jerry Brown, firmó hoy el controvertido proyecto de ley conocido como el "Dream Act" que permitiría a los estudiantes indocumentados recibir ayuda financiera pública para acceder a la educación universitaria.

El gobernador aseguró que esta ley "nos beneficia a todos, dando a los mejores estudiantes la oportunidad de mejorar sus vidas y las vidas de todos nosotros", según un comunicado distribuido por su oficina.

Según el diario Los Ángeles Times la ley AB 131, los inmigrantes indocumentados que son aceptados en una universidad estatal podrá recibir a partir de 2013 becas de entre 4.500 dólares y 370.000 destinadas a estudiantes de bajos ingresos.

"Ir a la universidad es un sueño que desarrolla la capacidad intelectual y el pensamiento creativo", aseguró Brown.

El Departamento de Finanzas calcula que unos 2.500 podrían cumplir con los requisitos para este programa estatal de becas que se prevé que tenga un costo de 14.5 millones de dólares.