El Movimiento de la Resistencia Islámica (Hamás) exhortó hoy a las facciones armadas palestinas a capturar a soldados israelíes con el objeto de intercambiarlos por presos palestinos en cárceles israelíes.

"Los esfuerzos populares, políticos, mediáticos y diplomáticos dentro y fuera nunca podrán ser una alternativa a los esfuerzos militares para rescatar a nuestros prisioneros de las prisiones de la ocupación opresiva", declaró en un comunicado Ahmad Bahar, uno de los líderes del grupo en la franja de Gaza.

Bahar es también vicepresidente del Consejo Legislativo Palestino (Parlamento) dominado por Hamás, aunque esa cámara permanece inactiva desde 2007 cuando el movimiento islamista se hizo por la fuerza con el control de la franja.

"La resistencia armada no debe descansar hasta hacer todo esfuerzos posible para capturar soldados sionistas (israelíes) e intercambiarlos por prisioneros en acuerdos de canje", afirmó Bahar.

Y abundó en que esas acciones "sólo nos darán confianza en que el día de la salvación está acerca".

En junio de 2006 milicianos de Hamás y otras dos facciones armadas menores capturaron al soldado israelí Guilad Shalit en un ataque a una base militar de ese país próxima a la frontera con Gaza.

Desde entonces el uniformado permanece cautivo y Hamás exige para liberarlo que Israel excarcele alrededor de un millar de presos palestinos.

Hasta la fecha las conversaciones para lograr un canje que permita la puesta en liberad del soldado israelí bajo la mediación de Egipto y Alemania han resultado infructuosas y tanto Hamás como Israel se han acusado mutuamente de dificultar un acuerdo en ese sentido.

Bahar llamó a la Liga Árabe y a su Secretario General, así como a organizaciones árabes de derechos humanos a "desempeñar un papel más activo para elevar la cuestión de los prisioneros palestinos a fin de colaborar en su puesta en libertad".

Cerca de la mitad de los 6.000 palestinos y presos árabes en cárceles israelíes iniciaron la semana pasada ayunos parciales, paros de desobediencia a sus carceleros y cerca de dos centenares de ellos una huelga de hambre completa para protestar por las condiciones que les imponen las autoridades penitenciarias israelíes.

"No es razonable que el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon visite a la familiar de Shalit e ignore a miles de presos palestinos en cárceles israelíes", concluyó el dirigente de Hamás.

Israel considera a la mayor parte de los reclusos palestinos encarcelados en el país como "presos de seguridad", muchos de los cuales han sido condenados por delitos de sangre y actos terroristas.

Un número indeterminado de presos palestinos en Israel, sin embargo, son detenidos administrativos, es decir, que no han sido imputados ni llevados a juicio, y muchos de ellos no han recibido siquiera asistencia letrada.