Al menos tres personas murieron hoy y cinco más desaparecieron en dos deslizamientos que sepultaron cuatro viviendas en los departamentos colombianos del Valle del Cauca y Norte de Santander, informaron autoridades regionales.

La emergencia mayor se presentó en un tramo de la carretera que comunica a Cali, la capital del Valle del Cauca, con Buenaventura, primer puerto del país en el litoral del océano Pacífico.

El gobernador de esta región del suroeste colombiano, Francisco Lourido, explicó a la prensa que un gigantesco derrumbe de tierras sepultó allí tres viviendas y cortó el tráfico entre la costa y el interior del país.

Una mujer y un hombre, ambos adultos, perdieron la vida en el lugar, mientras que otro hombre y cuatro niños fueron declarados desaparecidos, agregó el funcionario.

La tragedia fue causada por una creciente de la quebrada Peñalisa, en una zona rural distante 42 kilómetros al noroeste de Cali.

La segunda emergencia se registró en un barrio humilde de Ocaña, población de Norte de Santander, departamento de la frontera noreste con Venezuela.

El coronel Carlos Villadiego, comandante regional de la policía, dijo a periodistas en Cúcuta, la capital departamental, que una niña de 7 años murió tras ser sepultada por un derrumbe que destruyó la casa en la que se hallaba junto a otro menor, hermano suyo.

El niño fue rescatado herido, agregó Villadiego.

Las dos emergencias fueron causadas por las lluvias del segundo período de precipitaciones del año en Colombia, que se desató a mediados de septiembre pasado y que irá hasta finales de año, según las previsiones del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam, estatal).

Al menos quince muertos, veinte heridos y siete desaparecidos deja hasta ahora esta temporada lluviosa.