Representantes de diversos organismos multilaterales llamaron el jueves a los gobiernos y a los empresarios latinoamericanos a mejorar la calidad de la educación como paso indispensable para no perder competitividad en el mercado global.

Mientras "la mayor parte de las escuelas públicas no son competitivas", las élites políticas y empresariales se educan en escuelas privadas, advirtió el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, en la V Foro de Competitividad de las Américas, efectuado en Santo Domingo.

Insulza insistió que la baja calidad de la educación pública amplía los niveles de desigualdad que fomentan el surgimiento de movimientos sociales, como las protestas de Chile.

"Para América Latina el desafío ya no es la cantidad (de personas que acceden a las escuelas), sino la calidad" de la educación, destacó Sri Mulyani, directora gerente del Grupo Banco Mundial.

Aunque reconoció que en América Latina el acceso a la educación primaria y secundaria se ha incrementado a casi al 90% de la población en edad escolar, advirtió que la región tiene aún un nivel bajo en cuanto a instrucción universitaria.

La funcionaria subrayó ante funcionarios y empresarios de los 34 países de la OEA que la baja inversión en educación y su baja calidad impiden contar con una mano de obra capacitada con "habilidades para la nueva economía" global.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina, Cepal, recordó que aunque el nivel de desempleo de América Latina se ha reducido en promedio al 7,3% al tiempo que la economía mantiene su crecimiento, cerca del 15% de los jóvenes de la región ni estudia ni trabaja.

Según una encuesta del Banco Mundial, el 36% de las empresas latinoamericanas consultadas considera que una de sus principales limitaciones es la "fuerza laboral poco educada", una cifra superior al 22% registrado en Asia.

Sólo en República Dominicana, 51% de las empresas considera que la falta de personal calificado es el principal obstáculo para emprender procesos de innovación, aseguró Ezequiel Tacsis, especialista de la División de Ciencia y Tecnología del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Mulyani, Bárcena e Insulza participaron el jueves junto a Steven Puig, vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en uno de los paneles del V Foro de Competitividad, que este año está dedicado a evaluar la educación.

El foro fue inaugurado la víspera por la secretaria de estado estadounidense Hillary Clinton y el jueves contó con la asistencia del presidente panameño Ricardo Martinelli.

El foro, que centra sus debates en la educación, se realiza en un hotel de Santo Domingo, mientras cientos de personas protestaban afuera del Congreso dominicano para exigir que el gobierno local destine al menos 4% del PIB al sector educativo, como lo establece una ley desde 1997.

"Nunca será posible alcanzar una educación de calidad cuando tenemos un déficit de alrededor de 10.000 aulas", dijo en un comunicado la Coalición Educación Digna, que reúne a la más de 200 organizaciones civiles que convocaron la protesta afuera del Congreso.

Maribel Hernández, vocera la Coalición, explicó a la AP que la manifestación buscaba impedir que la cámara baja ratificara de urgencia el presupuesto público del 2012, en el que la educación básica sólo recibirá 2,7% del PIB, tal como lo aprobó la víspera el Senado.

La aprobación de urgencia del presupuesto en el Senado, sin vistas públicas y sin haber sido estudiado por una comisión legislativa "es inaudito, insólito, injusto, absolutamente inapropiado", dijo Hernández.

Ante los reclamos por mayor presupuesto, el vicepresidente dominicano Rafael Alburquerque, explicó durante Foro de Competitividad que la inversión "es necesaria, pero muchas veces está limitada por la presión tributaria de las economías".

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, resaltó durante su participación en el Foro que como una forma de mejorar la educación, su gobierno ha distribuido 192.000 computadoras a igual números de estudiantes y espera que el número se incremente a 800.000 en 2013.

"Queríamos cambiar la educación, así que abrimos el acceso a internet de todo el mundo y hoy tenemos Wi-Fi en todo el país", aseguró Martinelli.

Los asistentes al Foro aprobaron el Consenso de Santo Domingo, en el que se comprometen a impulsar la "educación de alta calidad", priorizar el capital humano, fortalecer las instituciones encargadas de promover la competitividad, la transparencia y mejorar la infraestructura.