La necesidad de capital que enfrentan cientos de miles de empresarios hispanos en Estados Unidos podría llegar a los 50.000 millones de dólares, pero ninguna institución pública o privada ha realizado un estudio a fondo, dijo el miércoles una empresaria durante un evento celebrado en el Congreso sobre oportunidades para el desarrollo empresarial.

Monika Mantilla, integrante de la junta directiva de New America Alliance, una coalición de 100 empresarios hispanos dedicados a mejorar el desarrollo económico de la comunidad latina, dijo a periodistas que recientemente solicitaron a la Reserva Federal la realización de ese estudio y que aún esperan respuesta.

El senador Robert Menéndez, presidente del equipo de iniciativas hispanas de la bancada demócrata en el Senado, explicó a periodistas que "no hay una bala de plata" para superar los obstáculos que enfrentan los empresarios hispanos.

"Hay varias cosas que podemos hacer, el gobierno federal tiene que hacer un mejor trabajo para dar acceso al capital, el sector privado debe mejorar su conocimiento de que le interesa invertir en empresas latinas para incrementar sus ganancias y debemos crear conciencia de que entre la comunidad hispana sí tenemos personas con capital, para que se nos unan e inviertan en nuestra comunidad", dijo Menéndez.

Una solución parcial a la necesidad de capital consiste en los 30.000 millones de dólares que el gobierno federal destinó a préstamos para pequeñas empresas como parte de la ley de pequeñas empresas que el presidente Barack Obama firmó en septiembre de 2010. Esos fondos han sido ejecutados sólo parcialmente.

Otro aspecto al que el sector privado hispano le ha dado gran atención es a la participación de empresas hispanas en los contratos gubernamentales, que dista mucho del 15% al que aspira la Cámara Hispana de Comercio para que sea una representación equitativa del porcentaje que los hispanos ocupan en la población total estadounidense.

Pero Mantilla planteó que una solución más amplia a la escasez de capital sería que los directivos de las grandes empresas estadounidenses comiencen a incluir a las empresas hispanas prestadoras de servicios financieros en sus planes de inversión.

Según Mantilla, actualmente existen 100 empresas hispanas prestadoras de servicios financieros, incluyendo 17 fondos de inversión, con una participación de apenas 0,2% del mercado estadounidense.

"El sistema financiero actualmente no responde a nuestras necesidades, el capital no fluye en deuda ni en activos", dijo Mantilla. "Hoy somos usuarios de servicios, no somos prestatarios. Probablemente tardará 10 años para lograr que la demanda y la oferta de servicios financieros sea más balanceada. No se logrará instantáneamente, pero si estas 100 empresas crecen año tras año tendrán masa crítica", agregó.