Un grupo de nueve desertores norcoreanos llegó hoy a Corea del Sur procedente de Japón, donde permanecía bajo custodia desde hace tres semanas tras ser rescatado a la deriva en aguas niponas, informó hoy el Ministerio surcoreano de Asuntos Exteriores citado por agencia local Yonhap.

Los norcoreanos, seis adultos y tres niños, fueron hallados el 13 de septiembre en aguas al oeste de la costa japonesa, y en el curso de las investigaciones manifestaron su deseo de ser acogidos en Corea del Sur, que tiene como principio dar asilo a todos los norcoreanos que lo solicitan.

El grupo llegó esta mañana, acompañado de policías y funcionarios, con el rostro cubierto al aeropuerto internacional de Incheon, tras haberse sometido a una investigación por parte de las autoridades japonesas.

Los nueve norcoreanos fueron enviados inmediatamente a un centro de acogida temporal donde el Gobierno del Sur mantiene a los refugiados del país vecino, les enseña a adaptarse a su nueva vida y les procura un empleo.

Se trata de los primeros desertores norcoreanos que llegan a Japón en barco desde junio de 2007, cuando cuatro ciudadanos del país comunista recalaron en la norteña provincia de Aomori, en la que permanecieron dos semanas antes de ser trasladados a Corea del Sur.

Normalmente los barcos que intentan huir de Corea del Norte acaban en aguas surcoreanas, mientras que la gran mayoría de los desertores prefiere cruzar a China para posteriormente pedir asilo a Seúl.

Las dos Coreas viven desde el fin de la Guerra de Corea (1950-53) separadas por una zona con gran presencia militar a ambos lados, ya que el conflicto finalizó con un armisticio y no un tratado de paz.

Actualmente, unos 21.800 desertores de Corea del Norte viven en Corea del Sur, llegados, en su mayoría, durante la gran hambruna norcoreana de los años 90, aunque el flujo de refugiados ha aumentado de nuevo en los últimos años.