Miles de reclusos en las cárceles estatales de California cumplen hoy su noveno día de huelga de hambre en una protesta contra lo que describen como mal trato, informó el diario Los Angeles Times

Los portavoces de los presos indicaron al diario Los Angeles Times que unos 12.000 reclusos participan en la protesta, pero las autoridades sostienen que, hasta anoche, solo había 1.245 presos en cuatro cárceles que no habían tomado nueve o más comidas consecutivas desde el 26 de septiembre.

Según las autoridades el número de presos que habían rehusado nueve o más comidas consecutivas alcanzó su cifra máxima de 4.252 el pasado 29 de septiembre, y desde entonces la protesta ha menguado.

"Esperamos que esta participación generalizada lleve a las autoridades carcelarias a negociar y a atender las demandas básicas de las personas encerradas tras estos muros", dijo Isaak Ontiveros, un portavoz del grupo Solidaridad de Presos en Huelga de Hambre, citado por la cadena CNN de televisión.

"Hay en estas prisiones personas que han pasado 20 años en confinamiento solitario", añadió Ontiveros.

La semana pasada el Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California reconoció que tenía en sus manos "un trastorno por huelga de hambre de parte de miles de presos en varias instalaciones".

Los prisioneros han presentado cinco demandas que incluyen un cambio en la política de cárceles que obliga a que los presos pasen por un proceso de interrogatorio en el cual deben culparse de crímenes y deben identificar a otros reclusos que violen las reglas, a fin de salir del confinamiento solitario.

También piden que se ponga fin al encierro en calabozo colectivo y quieren mejoras para quienes están en confinamiento solitario, tales como ropas de invierno y comidas nutritivas.