El Consejo de Seguridad de la ONU podría someter mañana a votación el proyecto de resolución presentado por los países de la Unión Europea (UE) contra Siria, en el que se condena contundentemente la represión contra los manifestantes pacíficos aunque no incluye sanciones contra Damasco.

Fuentes diplomáticas europeas confirmaron hoy a Efe que el Consejo de Seguridad se reunirá mañana para analizar la situación en Siria y que la votación sobre el texto presentado la semana pasada por Francia, Reino Unido, Alemania y Portugal podría producirse alrededor de las 21.00 GMT.

Los quince miembros del Consejo de Seguridad seguían negociando este lunes para tratar de acercar posturas sobre el proyecto de resolución, según las mismas fuentes, que indicaron que esas negociaciones se centraban sobre todo en tratar de reducir la oposición de Rusia al texto.

"Esperamos que los miembros del Consejo de Seguridad se movilicen y apuesten por defender el respeto a los derechos humanos en Siria mandando un claro mensaje al presidente Bachar al Asad", señaló un diplomático europeo a Efe bajo condición de anonimato y que se mostró convencido de que el texto llegará a votarse el martes.

Los cuatro miembros de la UE que ocupan un lugar en el máximo órgano internacional de seguridad esperaban votar el pasado viernes su propuesta de resolución, pero los esfuerzos diplomáticos no lograron que Rusia redujera entonces su oposición al texto.

Los países europeos presentaron el pasado miércoles un proyecto de resolución con una "fuerte condena por parte de la comunidad internacional ante la represión que sigue adelante en Siria", pero en el que no incluyeron sanciones inmediatas contra el régimen del presidente Bachar al Asad.

Ese texto sí que contempla "amenazas" de futuras sanciones o medidas concretas por parte del Consejo de Seguridad si el Gobierno sirio no acaba con la represión en unos plazos concretos.

En los meses que dura en Siria la represión, Rusia y China, apoyados por Brasil, India y Sudáfrica, se han opuesto a que el Consejo de Seguridad apruebe cualquier resolución de condena a Siria, sobre todo si ésta incluía sanciones como han pedido en varias ocasiones los europeos, respaldados por Estados Unidos.

Moscú ha sido hasta ahora el mayor opositor dentro del Consejo de Seguridad a una acción contundente contra Damasco, ya que incluso China y Brasil han cedido recientemente a la presión europea, según fuentes diplomáticas.

Pese a ello, no se descarta que el voto se produzca en el seno del Consejo de Seguridad si se consigue el compromiso de Rusia para que se abstenga en la votación y no ejerza su poder de veto como miembro permanente.

El Consejo de Seguridad ha sido incapaz hasta el momento de aprobar una resolución de condena a Damasco, aunque sí adoptó en agosto una declaración presidencial -texto de menor rango- en el que condenó la represión de Al Asad.

Entre tanto, al menos cuatro personas fallecieron este lunes en distintos puntos de Siria por disparos de las fuerzas de seguridad, que continuaron con su cruenta ofensiva en la provincia de Homs, denunció un grupo opositor.