La mayoría de los argentinos percibe a los judíos como individualistas, sin comportamiento solidario y muy apegados al dinero, según los resultados del informe anual sobre antisemitismo en Argentina, el tercer país con mayor cantidad de población de origen judío en el mundo.

El estudio, presentado el martes por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), también reveló que se cometieron 274 hechos antisemitas en todo el país durante 2010.

"Hemos descubierto algunos resultados que inquietan y son preocupantes... La sociedad argentina tiene conductas discriminadoras", afirmó Aldo Donzis, presidenta de DAIA.

El 82% de las 1.510 personas consultadas en todo el país consideró que lo que más le interesa a un judío "es hacer buenos negocios y ganar dinero", mientras el 67% opinó que "tienen demasiado poder en el mundo de los negocios".

"Hay una fuerte imagen en torno al vínculo de los judíos con el dinero, los negocios y el manejo de los mercados, que los ubica en un lugar crítico y los marca con una señal estigmatizante", indicó el Centro de Estudios Sociales de DAIA, que tuvo a su cargo la elaboración del informe, el único de estas características que se realiza con una frecuencia anual en América Latina.

Por otra parte, el 53% de los entrevistados respondió que los judíos "son más leales a Israel" que a Argentina y el 49% cuestionó a los judíos por hablar "demasiado" acerca del Holocausto.

Para el 54% los judíos "son los primeros en dar la espalda a la gente necesitada".

"Se percibe, mayoritariamente, a los judíos como poco preocupados por todo aquello ajeno a sus intereses y faltos de identificación con las cuestiones locales", sostuvo la DAIA.

Otros datos que la entidad calificó como "preocupantes" muestran que para el 59% de los consultados es "indistinto" la presencia de la comunidad judía en el país; el 30% "no viviría en un barrio con vecinos judíos" y que sólo el 54% se casaría con alguien de origen judío.

Los resultados evidencian que "la condición judía no está cubierta por el velo idílico que caracteriza a otros grupos migratorios propios de las denominadas 'olas migratorias tradicionales' como la española e italiana de fines del siglo XIX", indicó DAIA, una Organización No Gubernamental a la que están adheridas 140 instituciones judías, sociodeportivas, educativas, culturales, religiosas y profesionales de todo el país.

Respecto a las denuncias sobre ataques antisemitas, la entidad dijo que en primer lugar aparecen los "graffittis" en la vía pública, seguidas por manifestaciones en sitios de internet y redes sociales. Más atrás figuran comentarios en medios de comunicación, agresiones verbales y en menor medida daños materiales, amenazas y actos de vandalismo, entre otros.

Argentina es el único país de América Latina que sufrió atentados del terrorismo internacional contra objetivos de la comunidad judía durante la década de 1990.

La DAIA tiene como objetivo la defensa de la dignidad del judaísmo argentino, denunciando el antisemitismo y luchando contra el antijudaísmo, la discriminación étnica, social o religiosa y la xenofobia.