Otra tres fosas comunes con más de 350 cadáveres en total han sido descubiertas en la periferia de la capital libia, anunciaron hoy a Efe fuentes del consejo militar de Trípoli.

De las fosas, descubiertas en la noche de ayer, la más importante contenía más de 300 cuerpos de personas asesinadas tras el comienzo en febrero pasado de la revuelta en Libia, dijeron las mismas fuentes.

Los trabajos de excavación en las otras dos fosas han permitido recuperar respectivamente 48 y nueve cadáveres.

Por otra parte, un destacamento de las fuerzas rebeldes se dirige hacia la granja de Mansur Daouw uno de los más próximos colaboradores del depuesto Muammar al Gadafi, para verificar la veracidad de las informaciones sobre la existencia de otra fosa común.

Antiguo jefe de las brigadas de seguridad del anterior régimen de Gadafi, el general Daowu está actualmente refugiado en Níger en compañía de Saadi, uno de los hijos de Gadafi, y de otros altos ex dignatarios.

Las informaciones sobre las fosas comunes han sido recogidas tras los interrogatorios de antiguos miembros de las brigadas fieles a Gadafi, explicaron las fuentes.

El 25 de septiembre pasado, las nuevas autoridades libias anunciaron que habían descubierto una fosa común en el barrio donde está situada la prisión de Abu Salim, con cerca de 1.270 restos.

Los restos de cadáveres descubiertos en esta fosa podrían corresponder a detenidos en esta penitenciaría que fueron asesinados por el régimen de Gadafi en 1996 tras un intento de rebelión.

Dos días más tarde, otros seis cuerpos fueron desenterrados del jardín del hotel Rexos.

Hasta ahora ninguno de los cadáveres encontrados ha podido ser identificado por falta de medios y los responsables del nuevo régimen han lanzado un llamamiento a las organizaciones internacionales para que les ayuden en ese asunto.