Al menos 148 personas han muerto, 52 de ellos niños, en Camboya debido a las inundaciones registradas desde agosto a septiembre, informó el primer ministro, Hun Sen, en un discurso transmitido por las televisiones y radios locales.

La inundaciones han afectado a 173.063 familias, de las cuales 17.273 fueron evacuadas a centros especiales, indicó Sen.

En el apartado económico, el primer ministro afirmó que 270.000 hectáreas de arrozales se han visto dañadas, mientras que 80.000 hectáreas se han echado a perder.

En un discurso a la nación, Sen dijo que el Gobierno ha expresado sus condolencias a las familias de los fallecidos y donará a cada una de ellas 2 millones de rieles (unos 500 dólares o 370 euros).

Sen se mostró preocupado sobre los efectos de estas inundaciones en la economía de Camboya.

"Las inundaciones afectan tanto al crecimiento económico como a la reducción de la tasa de pobreza. Algunas familias que han salido de la pobreza volverán a ella", explicó.

Camboya tiene previsto un crecimiento del 7 por ciento del PIB en el presente ejercicio y una disminución del 1 por ciento en la tasa de pobreza.