Autoridades del sur de China negaron las acusaciones de que más de una decena de bebés fueron arrebatados a sus padres que violaron la política de un solo hijo y fueron vendidos a orfanatos que arreglaron su adopción en el extranjero, informaron el viernes medios de comunicación oficiales.

Las acusaciones fueron reportadas por primera vez en mayo por la revista Caixin Century, con sede en Beijing.

El diario The China Daily informó el viernes que una investigación de cuatro meses por parte de las autoridades no encontró evidencia de tráfico de bebés en la ciudad de Shaoyang, en la provincia de Hunan.

Sin embargo el periódico dijo que los investigadores descubrieron serias violaciones cometidas por 12 funcionarios de Shaoyang. El diario no especificó las faltas.

China News Online informó en un reporte por separado que los funcionarios fueron despedidos de sus empleos y del Partido Comunista.