La víctima de los supuestos abusos cometidos por cascos azules uruguayos de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas para Haití (Minustah) afirma que fue violado por los militares y pide una indemnización de cinco millones de dólares para levantar la denuncia, informó hoy el fiscal que lleva la causa.

Según señaló el fiscal Eduardo Fernández Dovat a los medios, ese es el principal contenido de un nuevo vídeo al que tuvo acceso la justicia uruguaya en el que aparece un grupo de abogados haitianos, representantes del joven abusado, tratando de llegar a un arreglo económico con militares uruguayos para solventar el caso.

Fernández Dovat destacó que en las imágenes se ve la reunión, en la que también había familiares de la víctima, que en determinado momento "narran que fue violado".

Tras eso, el abogado del joven haitiano "dice que le interesa más un arreglo económico que buscar la verdad para que Uruguay quede bien parado", por lo que "pide 5 millones de dólares", explicó Fernández Dovat.

La noticia de este nuevo vídeo saltó hace dos días, cuando el presidente uruguayo, José Mujica, confesó haber recibido una grabación vinculada al caso de los abusos en Haití que inmediatamente fue solicitada por la Justicia uruguaya para apoyar la investigación.

Los supuestos abusos cometidos por cinco marinos uruguayos sucedieron a finales de julio en Port Salut (sur de Haití) y fue difundido por Internet en un vídeo grabado con teléfono celular.

Las imágenes muestran a cuatro de los cinco involucrados (el quinto es que las tomó) burlándose de un joven al que mantienen tumbado boca abajo, mientras uno de ellos se coloca detrás de él con el torso desnudo.

La agresión motivó la condena del presidente haitiano, Michel Martelly, y las disculpas públicas de Mujica.

La Justicia uruguaya ya tomó declaración a los militares, que consideraron el hecho como una "broma" y negaron la violación, lo que llevó al fiscal Fernández Dovat a pedir la declaración de la víctima para no tener que archivar el caso.

Así, el tribunal que instruye la causa está trabajando para lograr la declaración del joven desde Haití como paso necesario para continuar con el juicio.

"Si el joven no acepta ser entrevistado no podemos seguir adelante con la investigación ya que quedaría trunca porque no hay elementos para resolver el caso contra los denunciados. Sin la declaración de la víctima es imposible resolver esto", dijo el fiscal.

En este sentido, el Gobierno uruguayo anunció que asumiría los gastos del viaje a Haití del juez y del fiscal para el interrogatorio, así como el de la defensa de los acusados en caso de ser necesario.